Gracias…

El 14 de marzo, el Club de Gimnasia Villa Getafe, como la mayoría de empresas del país, cesó sus actividades con motivo de la covid-19. Nuestras Escuelas, nuestro Club, nuestras actividades… todo se detuvo.

Como todos vosotros, hemos pasado seis meses de pesadilla: todo tipo de problemas, miedo, preocupación y mucha incertidumbre.

Nuestra situación, como la de todos, es muy delicada, pero tenemos clara una cosa: vamos a salir de ésta.

Por eso, queremos daros las gracias por vuestro apoyo.

Seguramente no habremos acertado en muchas cosas, y muchas cosas se podrían haber hecho mejor. Queremos pediros disculpas por los errores que hayamos podido cometer: nosotros tampoco estábamos preparados para esto.

Ahora, estamos volviendo, con muchas dificultades: carencia de instalaciones, gastos que tenemos que afrontar para poder paliarlo, fechas de inicio inciertas de actividades municipales… Cada día surge un nuevo problema que tenemos que ir resolviendo.

Nuestra intención es poder volver a la “normalidad” lo antes posible, si bien ello no depende de nosotros, por lo que estamos trabajando con la Delegación de Deportes para poder conseguirlo, y de la mejor manera.

Por ello, os rogamos, una vez más, paciencia y comprensión. Lo vamos a lograr, pero nos va a costar.

Por todo ello, sólo nos queda dar las gracias a nuestras gimnastas, por no perder la ilusión por su deporte, a pesar de todo, por volver a disfrutar de los entrenamientos, aunque sean un poco distintos, por seguir las normas de higiene, aunque les cueste, y por seguir preparando todas las tardes su bolsa para venir a hacer deporte con nosotros.

Gracias a nuestros padres, que han sabido esperarnos y han confiado en nosotros, y que han ayudado a nuestras chicas a seguir entrenando en casa, y ahora en estas circunstancias.

Y gracias a nuestras entrenadoras, que han pasado estos meses sin poder trabajar, que están deseando volver a ver a sus chicas, y por las que trabajamos todos los días, para que puedan volver a hacer, cuanto antes, lo que más les gusta.

Al final del túnel siempre hay una luz. De momento es pequeña, pero acabaremos viendo el sol.